La Claqueta Metálica

Tu web de cine y series

Crítica de ‘Hereditary’ de Ari Aster: el legado del terror

“Hereditary’ consigue que nos traumaticemos y disfrutemos a partes iguales, en una obra simplemente magistral”


Cuando parecía que el cine de terror estaba sobre explotado, que nada podía sorprendernos ni aterrorizarnos, ha llegado Hereditary para demostrar que el talento y la imaginación siempre ganan las batallas más complicadas, convirtiéndose no solo en una grata sorpresa, sino en algo único y especial, capaz de explorar nuestros mayores miedos incluso antes de conocerlos.

La película comienza con el funeral de la madre de Annie (Toni Collette), una muerte que en vez de dolor, alivia a una hija que sufrió los delirios de su progenitora durante toda su vida. Pero cuando parece que ha logrado pasar página, el infortunio se resiste a abandonarla hundiéndola junto a su marido y a sus dos hijos por el camino, hasta acabar con los cimientos del hogar que ha construido con tanto empeño.

La familia al completo de Hereditary

Es asombrosa la facilidad con la Ari Aster, en su primer largometraje, entremezcla el drama más humano con el terror más sobrehumano, creando una combinación fabulosa que nos absorbe desde el principio y nos encamina a un precipicio emocional desde el que nos lanza sin cuerda. Un director que en su ópera prima ha sabido alejar los clichés del género y convertirlo en un trabajo artesanal formulado con inteligencia y mimo. Recreando cada escenario y componiendo a sus personajes con el mismo esfuerzo con el que la propia protagonista moldea sus miniaturas en el taller de su casa. No necesita sustos diseñados a medida. Ni doblegar la historia en busca del grito. No necesita la oscuridad de la noche para absorbernos con su atmósfera, porque también la crea magistralmente de día. Y no necesita usar el sonido de forma atronadora para causar sobresalto, consiguiendo en su lugar aterrorizar con un simple chasquido.

Por no hablar del impacto que provocan sus imágenes, volviendo como flashazos en la memoria, recordándonos que Hereditary ha llegado para quedarse. Pero su magia, su máxima virtud, reside en su empeño de llevarnos al límite planteándonos dilemas que ni siquiera habíamos imaginado, y de los que salimos traumatizados. Una espiral autodestructiva que se cierne en el lugar a priori más seguro y confortable, bajo el amparo familiar. Consigue trastocar la conformidad de un hogar convirtiéndolo a su vez en un lugar oscuro y tenebroso, con el miedo y el dolor decorando las paredes.

crítica de Hereditary de Ari Aster

Una película que parece grabada íntegramente en una casa de muñecas, y donde sus protagonistas no son más que títeres que se mueven entre los dramas familiares y los tintes fantásticos. Cuatro miembros de una familia acompañados por el recuerdo de una abuela, que les persigue como una maldición. La niña, Charlie (Milly Shapiro), logra incomodarnos  cada vez que la vemos aparecer en pantalla,  haciendo ese molesto chasquido que acaba metiéndose en la cabeza. El hijo, Peter (Alex Wolff), se convierte en el recipiente de la ira, la culpabilidad y el dolor mientras el miedo le consume por dentro. Y la madre, Annie, interpretada por Toni Coller (El sexto sentido, United States of Tara) en uno de  su papel más redondo de su carrera, acaba siendo una sufridora constante que lucha con todo su empeño por no sucumbir a un desconsuelo mayor. Por último, el padre Steve (Gabriel Byrne), se queda en un segundo plano, siendo a su vez la parte racional y coherente, como un pilar de contención sujetando a toda una familia que está desmoronándose poco a poco.

Si algo nos deja claro Hereditary es que no todas las herencias traen consigo la fortuna, pero el legado que nos ha dejado Ari Astercon se ha convertido inmediatamente en un gran tesoro para los amantes del terror menos convencional.  Consiguiendo que nos traumaticemos y disfrutemos a partes iguales, en una obra simplemente magistral.

4 claquetas


DÉJANOS UN COMENTARIO A CONTINUACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *