Crítica de ‘Emoji, la película’

Si la trama de  ‘Emoji: la película’ nos presentan a un emoji que no sabe poner cara de aburrimiento, curiosamente nosotros somos incapaces de poner ninguna otra.

Cuando se anunció el proyecto de una película sobre emoticonos muy pocos fueron los que confiaron en él. La mayoría no veían de donde podía sacarse una historia de unos simples dibujos para móviles. Sin embargo, muchas veces en la historia del cine nos hemos encontrado con películas de apariencia absurda que terminaron funcionando, como las recientes “la lego película” o “el bebé jefazo”. ‘Emoji, la película’ no es uno de esos casos.

Nos encontramos ante la historia de Gen, un emoji diferente pues en lugar de estar siempre con la cara de aburrimiento que debería tener, es capaz de expresar multitud de emociones distintas. Esto provocará el rechazo del resto de la sociedad, lo que llevará a Gen a embarcarse en una aventura alrededor de Textópolis donde conocera a otros extraños emojis.

emoji
Los productores leyendo las críticas de ‘Emoji’

Pero esta no será la única trama. También tendremos al dueño del móvil en el que todos estos emojis viven, un adolescente enamorado de una chica de su clase sin saber como declararse. Ambas historias se alternarán, en un asombroso duelo por ver cuál de las dos logra provocarnos mayor vergüenza ajena.

No se trata solo de que el desarrollo sea totalmente previsible. Hay multitud de películas infantiles con tramas simples, pero que logran ser divertidas pese a todo. El problema de ‘Emoji, la película’ es que aburre hasta a sus creadores. Y nos da la sensación de que entre los cientos de personas que trabajaron en ella, no había ni una sola que tuviera el más mínimo interés en hacer algo de provecho.

Emoji
Resumen de ‘Emoji’

La película entera parece el trabajo de un grupo de estudiantes vagos, que como no quieren realizar un proyecto, deciden copiarlo de internet y retocar algunas cosas para que no parezca igual. El resultado tiene un poco de ‘Rompe Ralph’, una pizca de ‘Inside out’ y algún toque de ‘La lego película’, pero ni un ápice de la gracia o el entretenimiento de éstas.

No es que ‘Emoji, la película’ tenga enormes fallos que la hagan fracasar, simplemente no tiene ningún acierto. No hay nada en ella que nos provoque la más mínima emoción. Y así nos quedamos, decenas de espectadores viendo la historia de un emoji que no sabe poner cara de aburrimiento, mientras nosotros somos incapaces de poner ninguna otra.

1-5


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *