La Claqueta Metálica

Tu web de cine y series

Crítica de ‘Elite’, Netflix quiere ser la voz de una nueva generación

DEL ‘7 ROBLES’ A ‘LAS ENCINAS’

Cada generación debería tener su serie de instituto con adolescentes sobreexcitados con la que identificarse y compararse, y de la que hablar en los recreos a sabiendas de que la vida nunca va a ser tan interesante como lo que sucede en la ficción. La pionera en este terreno en nuestro país, ‘Al salir de clase‘,  llegó pisando fuerte hasta el punto de mantenerse durante 1199 episodios y contar con casi el mismo número de actores entrando y saliendo de las aulas de ‘7 Robles’. Convivió a su vez con ‘Compañeros’, un auténtico fenómeno con el que se forrarían la mayoría de carpetas a finales de los 90, con Valle y Kimi como los Romeo y Julieta de barrio madrileño. Con la inauguración de La Sexta en 2006 apareció SMS, de nuevo una serie con adolescentes como protagonistas, en este caso uniformados, que tenía aún peores peluqueros que guionistas (solo hay que recordar el pelo rata que llevaba Mario Casas) y donde se decía una medía de treinta veces por capítulo la palabra ‘mazo’. SMS en vez de una serie de referencia fue más bien un bache que esquivamos algunos mejor que otros.

crítica de élite de Netflix
Marío Casas en SMS

Adentrados en los 2000, con el vacío dejado por ‘Al Salir de clase‘ y ‘Compañeros’,  los adolescentes volvían a necesitar nuevos capítulos protagonizados por actores de su edad que hablaran su mismo idioma, también con más de un ‘mazo’ en el repertorio. Así es como surgió en 2008 ‘Física o Química’, una serie que destacaba por su frescura y naturalidad, y que no se cortaba un pelo a la hora de hablar de  temas necesarios y valientes como elbullying, el suicidio,  la homosexualidad, el embarazo adolescente o los líos entre profesores y alumnos. Pero el Zurbarán ya cerró sus puertas hace varios años, y esta generación estaba vacía de dramas adolescentes. Netflix ha sabido verlo y no ha dudado en coger a un grupo de jóevenes prometedores, enfundarlos en un llamatimo uniforme y colocarlos en lo más alto de su catálogo, mostrando en letras grandes y rojas como ‘Elite‘ viene para quedarse.

BARRIO RICO BARRIO POBRE

Con ‘Élite’ nos mudamos al barrio rico, y nos adentramos en el colegio más prestigioso del país donde estudian ‘los líderes del mañana’, para encontramos con una clase de niños pijos y ricos, con padres aún más pijos y ricos, a los que se les unirán tres nuevos alumnos trasladados con una beca tras el derrumbe de su anterior instituto. Tres jóvenes de clase baja que pronto se convertirán en el centro de atención del colegio y que tendrán que aprender a convivir con unos compañeros que pagan el almuerzo con billetes de 500.  Así comienza la nueva serie de Netflix, en la que dos mundos separados por el dinero y el poder, confluyen para revolucionar las hormonas. Porque el amor no entiende de dinero, ¿o quizás sí?

Para contrastar ambos mundos, Ramón Salazar, su director, consigue situarnos en cada escenario transportándonos con su fotografía. Cada vez que estamos en el ‘barrio rico’ hay una luz blanca y pulcra digna de un filtro de instagram que convierte cualqueir calabaza en carroza. En el barrio pobre, colores amarillos que denotan suciedad para bañar un barrio lleno de casas de pueblo y ultramarinos con los precios escritos a mano. Y entre tanta brecha social, el instituto, un edificio moderno, amplio y luminoso, que para más lujo cuenta con piscina climatizada y más de una pista de tenis, pero donde solamente vemos una clase y a un profesor impartir todas las materias.

Shot_12_PARTY_DAY_02_1871.CR2
Los protagonistas de ‘Elite’ de Netflix

A lo ‘Big Little Lies‘, la primera temporada de ‘Élite’ gira en torno de un crimen ocurrido en el colegio, del que desconocemos completamente todo, y vemos a los protagonistas siendo interrogados mientras con flashbacks se va aclarando el misterio. Así es como consigue egancharnos, desvelando qué ha sucedido poco a poco en cada episodio, mientras las tramas comienzan a revolverse para que cualqueira pueda parecer tanto la víctima como el verdugo.

Pero para ver series de misterio ya hay en Netflix a patadas, lo que realmente queríamos ver en Élite eran adolescentes ricos y guapos dejándose llevar por los calores de la pubertad, y hacer de cada escena una orgía de sentimientos. ¿Lo consigue? A medias. Todos los protagonistas son atractivos, sí;  pero no nos enamoran. Ninguna de las parejas que se forman nos emocionan. Estos chicos no logran encandilarnos. Y eso que estamos ante un casting de élite: actores jóvenes y prometedores que gustan a la cámara. Pero es el guion, el que quizás se centra demasiado en el crimen y en enganchar con las tramas ocultas, desestimando las relaciones personales. Porque sí, hay sexo, mucho sexo, pero calculado, frío y estratégico. Sexo sin amor. Y nosotros con ‘Élite‘, también queríamos enamorarnos.

crítica de élite de Netflix
Imagen de ‘Elite’ de Netflix

¿Vamos a ver la segunda temporada? Seguramente ¿Qué necesitamos en los próximos capítulos? Queremos ver a los niños pijos más pijos que nunca. Más fiestas, más lujo, y más romances de los que se cuecen a fuego lento y en los que saltan las chipa poco a poco. Pero también queremos que traten temas candentes, que exploren los problemas de los quinceañeros actuales y que los muestre sin miedo. Y sobre todo, un guion más rico y arriesgado, que logre convertirla en la serie adolescente de esta generación, de la que hablen los alumnos de los institutos cuando lleguen a clase por la mañana y con la que comparen sus vidas aunque vivan en un piso de 80m2 compartiendo habitación con su hermano. Y es que ‘Élite’ puede ser mucho más que una serie de niños pijos y peleas de barrio, puede ser la voz de una generación que llegados a la treintena la sigan recordando con añoranza y cariño, preguntándose si de verdad ellos también llevaban ropa tan horteras o en qué momento los tupés estuvieron de moda. Pero de momento, esa voz nos ha dicho muy poco y aún tiene muchos pasos que dar antes de alcanzar la élite.

3 claquetas


DÉJANOS UN COMENTARIO A CONTINUACIÓN

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *