LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

Crítica de ‘AMIGAS CON SOLERA’ (Wine Country): la amistad también es cosa de risa

| por
3

Título original: Wine Country
Duración: 121
Año: 2010
Estreno: 10/05/2019
País: EEUU
Director: Amy Poehler
Guion: Liz Cackowski, Emily Spivey
Reparto: Amy Poehler, Maya Rudolph, Tina Fey, Paula Pell, Ana Gasteyer, Rachel Dratch,RJ Walker, Maya Erskine, Kate Comer

Lo mejor: ellas y su derroche de talento

Lo peor: es tan convencional como previsible

Amy Phoeler dirige y protagoniza Amigas con solera (Wine Country) junto a Tina Fey, Maya Rudolph, Paula Pell, Rachel Dratch, Ana Gasteyer y Emily Spivey. Un grupo de mujeres que están conquistando el mundo de la comedia tanto delante como detrás de la cámara. Genias del humor que desprenden carisma y que rompen dos mitos de forma fulminante: el de que las mujeres de más de 40 años no tiene cabida en el cine y el de que las mujeres no son graciosas.

Amigas con Solera nos traslada a los viñedos de Napa en California. El lugar elegido por un grupo de amigas para celebrar el cincuenta cumpleaños de una de ellas. Una ocasión perfecta para reunirse, ponerse al día y por qué no, beber vino hasta que el cuerpo aguante. Pero la reunión trae tantas alegrías como penas. Un fin de semana en el que se darán cuenta que sus caminos han tomado destinos muy diferentes y que para mantener su amistad deberán hacer piña a pesar de las adversidades.

Amy Poehler y Maya Rudolph en ‘Amigas con solera’ (Wine Country)

Seis mujeres que a sus casi cincuenta años se encuentran tan perdidas como cuando se conocieron, con el mismo miedo y las mismas inseguridades, aunque con mucha más experiencia y sobre todo más fuerza de la que creen.

La película es constantemente un fluir de sentimientos y emociones. Principalmente porque son ellas mismas las que pasan de la comedia la drama continuamente, mostrando su lado más divertido y amargo de principio a fin. Aunque siempre acaba ganando el humor y las situaciones ridículas (especial atención a la exposición dedicada a ‘la niñera’). Además, el paraíso del vino ayuda a que la embriaguez continua le de un toque más cómico, desinhibido y salvaje a la situación.

Rachel Dratch y Maya Rudolph en ‘Amigas con solera’

Pero volvamos a las protagonistas, seis mujeres a la vez salvajes y convencionales, divertidas y dramáticas, maravillosas y patéticas. En definitiva, seres humanos con defectos y virtudes que quieren durante un fin de semana despreocuparse de los problemas cotidianos y disfrutar sin pensar en el mañana. Además, Amigas con solera no cae en el error de centrar la atención en una de ellas, sino que a todas las brinda la oportunidad de mostrase tal y como son, incluso tener su momento de abertura y reconciliación consigo misma y con las demás.

Amigas con solera es una comedia simpática tan predecible como agradable. Pero frente a un guion que no saca de ningún apuro, están ellas; un grupo de mujeres fantásticas que muestran una complicidad que trasciende la pantalla y que convierten un vino de mesa en un reserva.