Crítica ‘El Castillo de Cristal’, adaptación de la novela de Jeannette Walls

‘El castillo de cristal’ se vuelve frágil a medida que pasan los minutos, pero no llega a romperse gracias al pilar maestro, Woody Harrelson.

La sociedad americana siempre nos sorprende por sus contrastes entre clases sociales. Los privilegios de nacer ricos frente a las desventajas de nacer pobre, han hecho del sueño americano la meta de cualquier ciudadano. En ‘El castillo de cristal‘, la novela ahora adaptada al cine que Jeannete Walls escribió contando la historia de su familia, se percibe esa confrontación social y esos aires de aspiración para salir de la burbuja heredada.

Jeannette Walls nació en una familia poco aventajada con padres soñadores y antisistema que convirtieron su infancia en un mal recuerdo donde hasta comer era todo un privilegio . De madre despreocupada y padre alcohólico, junto a sus hermanos consiguió unir fuerzas para salir del círculo de autodestrucción donde estaba sumergida su familia, y empezar de cero en la gran ciudad. Pero a pesar de lograr mejorar su vida y su situación económica, nunca pudo romper lazos de forma definitiva con unos padres que criticaban su nueva clase social.

TGC_D40-4817.raf
De ‘El castillo de cristal’ a ‘el coche caravana multifamiliar’

La historia tiene un tono subjetivo donde las relaciones entre los miembros de la familia son complicadas de entender. Los espectadores juzgarán desde lo ajeno a unos malos padres; que sin embargo, son recordados con cariño y ternura por la propia protagonista. Pero al fin y al cabo son sus propios recuerdos y vivencias lo que nos relata la película, y la dualidad de personalidad en los personajes viene afectado por las propias emociones de la escritora.

Brie Larson protagoniza ‘El castillo de cristal’ convirtiéndose en Jeannette Walls en la adaptación de su novela. La ganadora de un Oscar parece la gran olvidado de Hollywood tras la calidad que demostró en ‘The room’, y que no se aprecia en este nuevo papel. Son las figuras paternas, Naomi Watts y sobre todo Woody Harrelson, los que brillan de principio a fin convirtiéndose en los cimientos de la película. Sobre todo el padre, héroe a veces, villano otras, que consiguen hacer de una niña la persona más feliz o la más desdichada en función de las copas que lleve encima.

crítica el castillo de cristal
Brie Larson mirando sus últimos papeles

Correcta aunque no destacable adaptación de la novela. Con la fuerza en los personajes de los padres y la debilidad en el tono emocional y cambiante de la película,’El castillo de cristal’ se vuelve frágil a medida que pasan los minutos, pero no llega a romperse gracias al pilar fundamental, Woody Harrelson.

3 claquetas


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *