Crítica de ‘Blade Runner 2049’,

Hace más de treinta años Ridley Scott nos trajo lo que hoy se ha convertido en un clásico de ciencia ficción: Blade Runner. Su visión futurista de un mundo en decadencia al que se le une el debate ético entre lo que se considera vida y lo que no, supuso una revolución en una época en la que el público no estaba preparado para temas tan novedosos. Por lo que no ha sido hasta décadas más tarde cuando la obra ha sido valorada como se merece.

De ahí que la secuela sea tan esperada para los más fans, los cuales han aguardado con miedo e incertidumbre esta continuación. La trama se sitúa treinta años después de los sucesos de la original, los nuevos modelos de replicantes son estrictamente regulados y de baja producción, pero todavía hay antiguos modelos en activos que deben ser capturados y exterminados por los Blade Runners.

crítica blade runner 2049
– Yo te bendigo

Los que están esperando que la historia que comenzó Ridley Scott continúe, están de enhorabuena. El futuro de los protagonista de la primera parte queda resuelto, antiguas tramas reflotan y nuevos caminos se abren ante nuestros ojos, expectantes y deseosos de continuar la senda.

Además consigue ser visualmente impresionante. Rodada con elegancia y emoción, estilo al que el propio Denis Villeneuve nos tiene acostumbrados. Y es que su sello está de principio a fin, desde el uso de la música para presentarnos imágenes con gran potencial, hasta el manejo de la cámara para generar expectación.

A pesar de que se distancia los suficiente de la original, brillando con luz propia, tiene parte de la esencia que convirtió a la primera en algo único. Hablamos de su universo oscuro y su atmósfera depresiva, con los coches voladores, los anuncios comerciales inundando la ciudad o las luces de neón sobre calles abarrotadas de gente.

crítica blade runner 2049
-Desde aquí todos parecen hormigas

Sin embargo, para los más apasionados de la original, pueda suponer una decepción al no encontrar el alma de la primera película. Centrándose ésta más en el aspecto visual que en el emocional. Los debates éticos siguen poniéndose sobre la mesa, con menos momentos para la reflexión y la duda, compensados por nuevos conceptos a explorar.

En cuanto al reparto, la química entre Ryan Gosling y Harrison Ford es prácticamente nula. Ni en los momentos más emotivos sus miradas nos dicen nada. Los secundarios son los grandes ganadores en este caso, con una fantástica Ana de Armas, un correcto aunque poco aprovechado Jared Letto y una atronadora Sylvia Hoeks .

‘Blade Runner 2049’ ya se ha convertido en todo un fenómeno incluso antes de su estreno. Si bien puede haber gente a la que decepcione por falta de alma, aquellos que logren entrar en la historia gozarán de un auténtico espectáculo audiovisual que supondrá una experiencia única. Una película para disfrutar por sí misma sin entrar en comparaciones.


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *