Captain Fantastic

capitan-cartel
“Captain Fantastic”

 Vivimos en un mundo cada vez más orientado al consumo rápido y sencillo. Donde abundan las películas de fácil digestión, y que no trascienden más allá de lo que dura el visionado. Por eso siempre resulta reconfortante encontrar una Cinta como “Captain fantastic”. Capaz no sólo de entretener, sino de transmitir emociones y plantearnos preguntas interesantes. Una historia que invita a reflexionar sobre su significado, en lugar de decirte abiertamente qué pensar.

Nos encontramos con un matrimonio que decide formar una familia al margen de la sociedad. Viviendo en mitad de la naturaleza, y ejerciendo al mismo tiempo de padres y profesores, lograrán criar a sus hijos para ser autosuficientes, cultos y respetuosos. Sacando el máximo potencial de cada uno de ellos.

captain3
Boy Scout nivel Dios

Esta utopía se romperá al suicidarse la madre, forzando al resto de la familia a volver a entrar en contacto con una sociedad que no les comprende. Este contraste será el motor de una narración a medio camino entre la comedia y el drama. Y durante la cual, se plantean situaciones para reflexionar sobre la sociedad y el modelo de educación actual que tenemos.

Para esta reflexión, la película se sirve de la familia como herramienta, no como solución. Dejando claro en todo momento que su modelo educativo es único y personal, no extensible al resto del mundo. No busca convencernos de que ese modo de vida es el adecuado, solo utilizar esa utopía como contraste para resaltar los defectos del sistema actual.

capitan1
Viggo Mortensen lleva “La Movida Madrileña” a los más jóvenes

En el contraste entre esta familia y la sociedad destaca el papel de la difunta madre. Cuya bipolaridad la hacía oscilar entre el orgullo y el rechazo a lo que ella y su marido habían creado. En estos dos extremos se irán situando el resto de personajes, culpando al bando opuesto del fatal desenlace.

En cierta medida la cinta nos muestra como los extremos no suelen ser la solución. No puedes aislarte de la sociedad porque, al fin y al cabo, todos somos parte de la misma. Eso no significa que tengamos que perder nuestros valores. Ser capaz de vivir en la sociedad actual sin perder tu propia integridad, te ayudará a utilizar los recursos que ésta te ofrece sin perder aquello que te define.

4

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *