LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

‘BIG LITTLE LIES T2’ de HBO: Análisis y explicación del final con spoilers

| por


Big Little Lies ganó un total de cinco Emmys destacando el de mejor miniserie en 2017, convirtiéndose así en una de las grandes revelaciones del año. Pero la buena acogida hizo que HBO se lanzara a por una nueva temporada a pesar de que el libro en el que se basa no tiene continuación. Pero, ¿cómo dejar escapar la oportunidad de tener a Nicole Kidman, Laura Dern y Reese Witherspoon de nuevo en catálogo?

Por si el reparto no fuera ya excepcional, para hacer aún más llamativa la vuelta de Big Little Lies, al elenco se añadió Meryl Streep en lo que era seguramente la mejor carta que podían jugar sus productores. La aclamada actriz y ganadora de tres Óscars iba a interpretar a la madre de Perry  y nuera de Celeste, y nosotros no veíamos el momento de verla en acción. Al final, ¿cómo no seguir enganchado a Big Little Lies, y sobre todo a ellas, a sus protagonistas, tras una primera temporada simplemente perfecta?

RESUMEN DE LA PRIMERA TEMPORADA DE BIG LITTLE LIES

La primera temporada de Big Little Lies nos sorprendió tanto por su peculiar narración como por la poderosa atmósfera que creaba con las cinco protagonistas. Nos trasladaba a una zona residencial de California donde se había cometido un crimen en medio una fiesta escolar, un crimen del que no llegamos a conocer la verdad hasta prácticamente llegados al final. De hecho, era través de los interrogatorios la forma en la que descubríamos tanto quién era la víctima, quiénes eran los culpables y sobre todo, cómo se habían desarrollados los fatales acontecimientos.

Así es como conocimos a  Madeline Mackenzie (Reese Witherspoon), Celeste Wright (Nicole Kidman), Jane Chapman (Shailene Woodley), Bonnie Carlson (Zoë Kravitz) y Renata Klein  (Laura dern); cinco mujeres completamente diferentes a las que el destino acababa uniendo cuando la hija de Renata, Annabelle, acusaba al hijo de Jane, Ziggy, de  hacerle bullying. Ahí comenzaba un enfrentamiento tan tenso como desagradable que convirtió la escuela en un campo de batalla y a los niños en las víctimas de sus propias madres.

Madeline Mackenzie (Reese Witherspoon), Celeste Wright (Nicole Kidman), Jane Chapman (Shailene Woodley), Bonnie Carlson (Zoë Kravitz) y Renata Klein  (Laura dern) en Big Little Lies T2

Pero con el tiempo los secretos comenzaron a salir a la luz. El que hacía bullying a Anabbelle era en verdad el hijo de Celeste. A su vez Celeste era maltratada por su marido Perry. También descubrimos que era precisamente Perry el que había violado a Jane y por tanto el padre de Ziggy. Una auténtica enredadera emocional que sin embargo acabó uniendo a las cinco mujeres. Pues en una de las palizas de Perry a Celeste, todas ellas acudieron a defenderla. La mala suerte llegó cuando en medio del forcejeo,  el empujón que le dio Bonnie acabó siendo mortal y Perry murió por el impacto al caer por las escaleras.

A pesar de que la policía interrogó a todos los sospechosos que se encontraban en la fiesta aquella noche, la verdad nunca llegó a salir a la luz. Principalmente porque las cinco mujeres hicieron un pacto por el cual todas aseguraban que se trataba simplemente de un accidente, cubriéndose así unas a otras.

El final mostraba la sororidad de un grupo de mujeres y madres, completamente diferentes, unidas por el infortunio, que sin embargo se sentían más libres y fuertes que nunca.

LOS ACTOS Y LAS CONSECUENCIAS EN LA SEGUNDA TEMPORADA

La segunda temporada ha destrozado la tranquilidad y libertad con la que clausuró la serie en 2017. Y ha hecho de la culpa y el remordimiento la guía de la nueva trama. Lo cual por una parte contradice el mensaje que nos trasmitió su anterior final con esa paz y libertad a orillas del mar donde todas las mujeres se reunían en armonía. Aunque por otro lado cobra sentido si tenemos en cuenta que al fin y al cabo estamos hablando de un homicidio, y todo acto tiene sus consecuencias.

Bonnie (Zoë Kravitz) ha sido la más perjudicada a nivel emocional tras el accidente. Porque a fin de cuentas fue ella la causante de la muerte de Perry (Alexander Skarsgård) al lanzarlo escaleras abajo. Esa culpabilidad se ha hecho patente hasta el punto de afectar a su matrimonio, a la relación con su hija y sobre todo a  la relación con su madre.  La serie ha usado  incluso ese mar liberador del que hablábamos en la primera temporada para simbolizar justamente todo lo contrario: a Bonnie ahogándose cada vez más en su culpa. Una situación que la aísla incluso del resto de mujeres.

Madeline Mackenzie (Reese Witherspoon),Y Bonnie Carlson (Zoë Kravitz) en Big Little Lies T2

Celeste (Nicole kidman) tampoco lo ha tenido nada fácil.  Y en esta segunda temporada ha tenido que lidiar con la muerte de su marido, las consecuencias del maltrato recibido durante años y sobre todo con su suegra, Meryl Streep, que le ha hecho la vida imposible hasta el punto de querer quitarle  a sus hijos y quedarse con la custodia. De hecho uno de los grandes aciertos de esta temporada ha sido mostrar que las consecuencias del maltrato no desaparecen cuando lo hace el maltratador, sino que las secuelas psicológicas son una carga de la que tardará más tiempo en liberarse.

Jane (Shailene Woodley) por su parte que sigue traumatizada como consecuencia de la violación. Su camino ha consistido en aprender a confiar de nuevo en un hombre abriendo su corazón. En el caso de Madeline (Reese Witherspoon) es su marido el que ha tenido que volver a confiar en ella tras la infidelidad. Pero seamos sinceros, seguramente es la historia que menos nos ha interesado y que de alguna forma ha desaprovechado el potencial que Reese demostró en la primera parte.

Y por último Renata (Laura Dern) que a pesar de tener como el resto una situación dramática, ha sido en verdad la parte más relajada e incluso cómica de la serie. Porque sí, vemos a una mujer arruinada por culpa de un marido florero que además le pone los cuernos, pero su maravillosa interpretación y la forma de tomarse las cosas de forma tan exaltada y exagerada la han convertido en una drama queen excepcional.

MERYL STREEP VS NICOLE KIDMAN

Ya hemos dicho que la gran sorpresa de esta temporada ha sido Meryl Streep interpretando a Mary Louise Wright, madre de Perry y suegra de Celeste. Una mujer que ha puesto en jaque a nuestras protagonistas. Ella está convencida de lo que le pasó a su hijo no es un accidente y tan herida como dolida quiere vengarse de las mujeres que estaban allí cuando ocurrió todo, sobre todo de su yerna, hasta el punto de tratar de quitarle la custodia de sus hijos.

Los mejores momentos de la temporada seguramente sean los que las enfrentan en el juicio. Y lo curioso es que por más que queramos ver a Mary Louise como una villana de manual, la serie no duda en humanizarla cuando tiene que hacerlo y mostrarla como una madre que acaba de perder un hijo. Y es que aunque fuera un verdadero monstruo, para una madre un hijo siempre es lo primero.

Celeste Wright (Nicole Kidman) y Mary Louise Wright (Meryl Streep) en Big Little Lies T2

Hay un pequeño detalle al final del juicio que de nuevo muestra la humanidad y la verdad que desprende Big Little Lies. Tras decretar la jueza que los niños deben estar con su madre, Celeste (Nicole Kidman) tiene un gesto que le honra. Y es que a pesar de que su suegra le ha hecho vivir un verdadero infierno, convence a sus hijos para que vayan a dar un abrazo a su abuela. Porque al fin y al cabo sabe que ella adora a su nietos y además es consciente del sufrimiento que supone perder a un hijo. Ese es sin duda uno de los momentos más valiosos y que más verdad desprende de toda la serie.

EL FINAL, UNA CONFESIÓN ANUNCIADA

El la última escena de Big Little Lies vemos como finalmente la cinco mujeres se reúnen en la comisaría para lo que parece confesar el crimen. Bonnie sabe que no puede seguir con esta farsa y que necesita contar la verdad porque la culpabilidad le está consumiendo. Todas llegan en coche para apoyarla. Nuevamente un gesto de sororidad que es la verdadera clave de Big Little Lies.

Aún nos sabemos si habrá tercera temporada. Los encargados de la serie aseguran que es complicado reunir a todas las actrices de nuevo por motivo de agendas. Pero si bien el final de la primera temporada parecía completamente cerrado y aún así se atrevieron a alargar la historia, esta segunda que deja la puerta abierta a nuevas oportunidades, tendría más sentido continuarla. Sobre todo porque queda pendiente descubrir las consecuencias que les traerá la confesión del crimen y cómo eso afectará a su vida y a su entorno.

Como conclusión señalar que la nueva temporada de Big Little Lies no ha sido tan brillante como la primera. Ellas han vuelto a estar maravillosas y nos ha regalado interpretaciones magistrales. Pero aunque por momento veíamos parte de la esencia de la serie, en conjunto ha sido decepcionante. Nosotros seguimos quedándonos con el final de la primera, viendo a las cinco protagonistas hermanadas mientras disfrutan de un tranquilo día de playa.