LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

Análisis de ‘Westworld’ T2 (Explicación del final de la segunda temporada con spoilers)

| por

análisis segunda temporada de westworld explicación del final con spoilers


Si algo nos dejó claro la primera temporada de Westworld es que la serie creada por Jonathan Nolan y Lisa Joy no seguía las lineas argumentales típicas de una serie, sino que todas eran piezas de un puzle, del que no veíamos su forma final hasta llegar al último capítulo. Y ya con la temporada completa, podíamos empezar a unir las piezas hasta entender cada parte del entramado.

Os dejamos con el análisis de la primera temporada

En el último capitulo de la anterior temporada, finalmente el Dr. Rober Ford (Anthony Hopkins) inauguraba su último escenario. En él, los androides se revelaban frente a la mirada incrédula de los huéspedes, tras tomar conciencia y descubrir su verdadera función en este mundo, ser víctimas de los abusos y los deseos más inhumanos de los clientes del parque. Un momento decisivo que prometía cambiar los roles del juego.

Pero tras la rebelión parece que la historia principal se ha dividido en tres tramas. La de Dolores urdiendo su venganza para escapar del parque y acabar con la humanidad, la de Maude en busca de su hija en medio del más salvaje Oeste, y la de Bernard, del que no sabíamos muy bien en qué bando estaba hasta llegado el final, donde vemos que está justamente en el medio de una guerra que está por llegar.

DOLORES, MAUDE Y BERNARD: LAS TRES CARAS DE LA REBELIÓN

En la primera temporada, Dolores aparecía como la dulce y amable hija de un granjero, de la que se aprovechaban incontables veces en cada partida. Tras tomar conciencia, la sed de venganza le ha transformado en una auténtica asesina decidida a huir del parque y acabar con la humanidad para que sean los androides los que consigan la tierra prometida. El rencor es tan grande que ni el amor la disuade de sus aspiraciones, viendo como el perfecto vaquero se quita la vida delante de sus ojos para huir de ella. Y dejándolo marchar más tarde junto al resto de androides al paraíso informático,  mientras ella toma un rumbo completamente diferente saliendo al mundo exterior.

Las aspiraciones de Maude son completamente opuestas a las de Dolores. Ella sí se deja llevar por el amor y decide continuar en el parque para encontrar a su hija y salvarla, arriesgando para ello su propia vida. Y curiosamente ella representa el amor más humano y desinteresado, el de una madre tratando de proteger a su cría. Pero Maude no es menos valiente que Dolores, e incluso despliega la habilidad de controlar al resto de androides cambiando su código sin necesidad de conectarse a ellos, accediendo a sus datos y reprogramándolos para así poder manipularlos. Pero usa su poder para proteger a su pequeña, sabiendo que aunque la premisa de su amor no es más que un código informático, la relación que formó con ella y que sigue intacta en su memoria, es real.

Y finalmente tenemos a Bernard, la verdadera incógnita de toda la temporada. Si en su día descubrimos que en verdad era una versión robotizada de Arnold (socio fundador del parque junto con el doctor Ford), al que habían programado para creerse humano y ser un ingeniero capaz de arreglar los desperfectos tecnológicos de los anfitriones, tras darse cuenta de su realidad su situación es límite. Porque él es un androide, pero a la vez se ha creído un humano con la capacidad de manipular a los androides a su antojo. Está en tierra de nadie y a la vez es capaz de entender a ambas versiones de sí mismo, hasta el punto de darse cuenta que los androides y los humanos no son tan diferentes entre sí. Con el amor, el odio, la ira, la pasión o la venganza dirigiendo sus vidas. Por eso al principio trata de parar a Dolores y frenar su guerra, pero luego le da la oportunidad de vengarse, manteniéndose imparcial pero a la vez tratando de ser justo.

análisis segunda temporada de westworld explicación del final con spoilers
Dolores vengándose en ‘Westworld’

LA TIERRA PROMETIDA

Siempre pensamos que  un desarrollo tecnológico tan bestial como el de ‘Westworld’ debería tener alguna funcionalidad mayor que el puro entretenimiento. Y esta segunda temporada ha dejado claro que efectivamente había intenciones ocultas guardadas bajo llave. ¿Qué es lo que diferencia a los androides de los humanos en mayor grado? La inmortalidad. Por lo que el famosos caballero oscuro, William, estaba tratando de imprimir memorias humanas a los propios androides recreados y así conseguir vivir para siempre. Un proyecto que parece fallar una y otra vez, cuando el sujeto se da cuenta de lo que realmente está pasando. Observamos la degradación en el suegro,  que como una simulación que no acaba por adaptarse a la idea de vivir en el interior de un androide, se reinicia una y otra vez sin lograr el objetivo. Una situación que acaba volviendo loco al viejo William, incluso llegando a matar a su propia hija dudando de su propia humanidad.

Los que si consiguen vivir para siempre, alejados del parque y de las torturas de los humanos, son el resto de adroides. A los que Dolores libera programando para ellos un paraíso donde descarga todas las conciencias para que así sean finalmente libres. Aunque ella, no está dispuesta a dejarlo todo ahí, y sigue pensando que la mejor vía es la venganza.Y así es como la vemos huir finalmente de ‘Westworld’, transformada en la encargada  Charlotte y  ayudada por el jefe de seguridad (del que nos dan a entender que también es un androide encubierto), y montándose en la barca pero con un souvenir de regalo: más de una conciencia artificial en la manga.

En el final vemos a Dolores, ya en su cuerpo conocido (el de la actriz Evan Rachel Wood), hablando con Bernald, del que tomó su conciencia antes de marcharse y al que ha reconstruido como agradecimiento por la oportunidad que le brindó en el laboratorio. Pero también tratándolo como un enemigo, alguien que intentará frenarle los pies de lo que está por venir. Una revolución que esperamos que suceda en la tercera temporada, y en la que tendremos que decidir bando.

Bernard y Dolores, protagonistas de'Westworld'
Bernard y Dolores, protagonistas de’Westworld’