LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

Análisis de ‘Las escalofriantes aventuras de SABRINA’ temporada 2: Explicación del final con spoilers

| por

sabrina análisis y explicación con spoilers temporada 2


Quién no recuerda la intro de ‘Sabrina, cosas de brujas’ con Melissa Joan Hart, como Sabrina Spellman, cambiándose de ropa frente a un espejo con solo apuntar con el dedo. O a Salem, su gato negro parlanchín, tratando de llevar a cabo uno de sus malvados planes donde seguramente algo saliera volando por los aires. Por no olvidar a Harvey, el novio guaperas jugador de fútbol americano que a penas se enteraba de lo que sucedía a su alrededor. Sabrina fue una serie mítica de los 90, donde una adolescente medio bruja medio mortal descubría al cumplir 16 años que tenía una parte mágica. A partir de ahí, en cada capítulo trataba de lidiar su vida corriente en el mundo mortal con toda una serie de nuevas experiencias que vivía en el mundo mágico. Siempre protegida por sus dos tías, Zelda y Hilda, que la ayudaban a controlar sus poderes y a superar la edad del pavo.

La nueva adaptación de Sabrina, basada en los cómics homónimos, se apoya en los personajes de la serie de los 90 pero poco tiene que ver con la anterior. ‘Sabrina, chilling adventures’ o ‘Las escalofraintes aventuras de Sabrina’ es una versión más oscura y salvaje de la bruja adolescente, con menos comedia y una trama mucho más interesante e inquietante. Una serie que a pesar de estar destinada a un público adolescente no escatima en mostrar violencia y derramamiento de sangre, dejando claro que la magia no es un juego de niños.

Resumen de la primera temporada de Sabrina

Recordemos que en la primera temporada Sabrina cumplía 16 años, por lo que como toda bruja de la Iglesia de La noche, debía realizar el Bautismo Oscuro; un ritual satánico donde se convertía en servidora del Señor Oscuro. Al principio se negaba a participar en la ceremonia y a someterse a un amo al que daba su alma, aunque finalmente acabó cediendo en su empeño y firmando el libro de las sombras. Además, como bruja, debía ir a la Escuela de Artes Oscuras para aprender magia; pero como mortal quería seguir acudiendo al instituto junto a sus amigas y su hasta entonces novio Harvey. Así fue como la vimos luchar por su parte humana mientras ella misma era consciente de que su lado mágico cada vez estaba más presente en su vida.

Esta segunda temporada ha ido un paso más allá y nos ha traído grandes revelaciones, profecías y al mismísimo diablo. Sabrina no solo ha descubierto sus orígenes, sino que ha tenido que luchar contra ellos mientras trataba de proteger a sus amigos y familiares tanto de otros males como de ella misma.

Sabrina y Harvey en 'La escalofriantes aventuras de Sabrina'
Sabrina y Harvey en ‘La escalofriantes aventuras de Sabrina’

¿Quién es en verdad Sabrina Spellman?

Parece impropio del Señor Oscuro, una deidad para los brujos y un rey en los infiernos, que persiga incansablemente a una niña de 16 años. El diablo, satanás, lucifer, el mismísimo ángel caído pendiente de cada paso que da una bruja medio mortal de apariencia angelical. ¿Por qué entonces Sabrina es tan importante para él? ¿Por qué la guía de forma insistente para que cumpla su cometido?

En la escena en la que Sabrina se enfrenta a los ángeles y cazadores de brujas, la vemos desplegar todo su poder mientras se eleva con los ojos completamente en blanco. En seguida nos damos cuenta de que no es una bruja al uso y mucho menos una medio-bruja novata. ¿Qué eres? Le pregunta uno de los ángeles antes de morir chamuscado. Soy la espada del señor oscuro dice sin pestañear y les prende fuego sin contemplación.

Poco después, cuando encuentran las pinturas en la mina donde aparece su rostro junto a una representación del Apocalipsis, Sabrina se refiere a sí misma como ‘El heraldo del infierno’. De ella precisamente hablan las profecías que encuentra Nick en el Codex Prognostica. “Una chica medio sombra nacerá de un brujo y un mortal. Y, parodiando al Nazareno, obrará milagros satánicos y actos profanos. Su última perversión permitirá al señor oscuro volver a la Tierra tal y como es y abrir las puertas del infierno para esclavizar a brujos y a mortales’

Y la profecía acaba cumpliéndose. Sabrina ha obrado milagros como lo hizo Cristo según las sagradas escrituras: ha resucitado muertos (Tommy, el hermano de Harvey), ha sanado heridas (las de Ambrose), ha devuelto la vista a los ciegos (curando a Rosalind) y se sacrifica a sí misma matándose en último lugar (cuando acaba con la mandrágora). Todos eran pasos necesarios para abrir las puertas del infierno y para que el Señor Oscuro volviera con su forma primigenia a caminar por la tierra.

Por si eso no fuera suficiente, la revelación más importante aún está por llegar. Sabrina no solo no es hija de Edward Spellman, sino que es hija del mismísimo Señor Oscuro, concebida a través de una humana. Sabrina es lo que comúnmente conocemos como ‘el anticristo’.

Paralelismo del nacimiento de Sabrina con el de Cristo
Paralelismo del nacimiento de Sabrina con el de Cristo

Al Diablo con el Diablo

La historia del Señor Oscuro la conocimos en la representación de teatro que hizo Sabrina junto a Nick en la escuela de Artes Oscuras. Lucifer, el ángel caído, al que le fueron arrebatadas sus alas, acabó desterrado a la Tierra, donde conoció a Lilith (la auténtica Eva de la Biblia, que olvida a su Adán comiendo de la manzana prohibida, el mismísimo diablo). Lo que comenzó como una historia de amor entre ambos acabó siendo una relación servicial. Lucifer, a medida que pasaba más tiempo en la Tierra, se transformaba en un monstruo, no solo físicamente sino también espiritualmente. Y  acabó convirtiendo a Lilith en su sirvienta, doblegándole a cumplir sus órdenes con falsas promesas en las que la convertía en reina.

El Señor Oscuro nunca tuvo presente en hacer a Lilith su reina. Las profecías hablaban de otra joven para ocupar ese lugar y reinar a su lado, hablaban de  Sabrina. Una medio sombra capaz de devolverle su forma en la Tierra, de abrir las puertas del infierno con la trompeta de Gabriel y de esclavizar a su lado tanto a los mortales como a los brujos. Pero Sabrina, refugiándose en su lado mortal, trata de incumplir una y otra vez la profecía sin buenos resultados. Pues cada paso que da le acerca más al cometido.

Pero en la fiesta de coronación, cuando se va a convertir finalmente en reina, tienden una trampa al mismísimo Señor Oscuro ayudada por su familia y amigos. Nick, su novio que la había traicionado previamente, se sacrifica por ella al convertirse en un receptáculo donde mantener preso al ángel caído y así devolverlo al infierno, de donde nunca debió salir. Lilith, con la corona en la cabeza como siempre había deseado, lo arrastra de nuevo al infierno, donde promete controlarlo mientras reina en las profundidades.

Lucifer y Lilith en La Tierra en sus cuerpos originales
Lucifer y Lilith en La Tierra en sus cuerpos originales

¿Quién es en verdad el villano?

La serie de ‘Sabrina’ no solo habla de la lucha entre el bien y el mal, sino que también habla de la lucha constante contra el sistema. En la Iglesia de la noche, gobernada por Blackwood, el patriarcado es el verdadero villano. Blackwood no solo trata a las mujeres con desprecio y menosprecia sus capacidades, haciéndolas ir siempre un paso por detrás de cualquier hombre,sino que además les impide ascender, pertenecer a clubs vinculados a la iglesia o ser parte activa en las decisiones de la institución. Si en la religión cristiana Eva simboliza el pecado al morder la manzana y condenar a las mujeres, en la Iglesia de la noche Lilith (Eva) representa la servidumbre. Al ser la primera bruja y a la vez sirvienta del Señor de la noche,  todas las brujas deben servir a los brujos según sus ideas. Ahí vemos la estupidez frente a la que se alzan los pilares de una congregación que desconocen realmente lo que adoran.

Si esto fuera poco, Blackwood, además de un ser despiadado y ruin tiene una sed de poder inagotable. Pronto entendemos que él no sirve a nadie, se sirve a sí mismo. Su puesto le permitía obrar a su gusto bajo el mandato del miedo y nunca le importaron su fieles, ni su esposa ni sus hijos. Al final de la temporada vemos como huye tras tratar de acabar con la congregación envenenándolos.

Sabrina junto a Blackwood
Sabrina junto a Blackwood

Un final agridulce

Esta temporada de Sabrina ha sido un no parar. Hemos conocido todo su poder, su procedencia, a su verdadero padre y a su nuevo novio. Un frenesí de emociones donde también ha habido hueco para el amor, la amistad y por supuesto la magia. El final es agridulce. Por una parte han logrado frenar el Apocalipsis y evitar la condena eterna; pero por otra, Nick ha tenido que sacrificarse para ello. Además, la mitad de los miembros de la Iglesia de la Noche han sido envenenados y los restantes no saben a qué nueva deidad seguir o si merece la pena tener un ser superior al que adorar.

Lo que está claro es que aún hay Sabrina para rato. Además de Rosalind, Theo y Harvey. Porque los cuatro se muestran decididos a embarcarse en una nueva aventura, mucho más allá de los líos de institutos. Parece que los mortales no solo han aceptado que su amiga sea bruja, sino que se han convertido ellos mismos en parte fundamental de la lucha del bien y el mal. Por eso cuando Sabrina les propone adentrarse en el infierno para tratar de rescatar a su novio, ellos no dudan, se apuntan, dejándonos un final abierto que esperamos ver resuelto en la tercera temporada. Un  descenso a los infiernos al que bajaremos con mucho gusto.

Lilith llevándose al Señor Oscuro en el cuerpo de Nick al infierno
Lilith llevándose al Señor Oscuro en el cuerpo de Nick al infierno