LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

Análisis de ‘La maldición de Hill House’ [Haunting of Hill House] (Explicación del final con spoilers)

| por

Análisis de 'La maldición de Hill House' [Haunting of Hill House] (Explicación del final con spoilers)


‘La maldición de Hill House’ se ha convertido en todo un fenómeno en Netflix. La serie ha rescatado una de los libros de fantasma de la escritora Shirley Jackson, y lo ha adaptado a la época actual dándole una gran carga dramática donde priman los personajes por encima del misterio y el terror. La serie nos adentra en la trágica historia de una familia que tras la muerte de la madre en circunstancias sospechosas, sus miembros acabarán distanciándose por la pérdida,  el dolor, el rencor y el miedo que siguen arrastrando veinte años después. La serie se alza como un puzle en el que cada capítulo está dedicado a cada uno de los protagonistas, que nos ayudan a encajar las diferentes partes de su vida con las del resto de las de su familia, viendo en el último capítulo la composición final tras haber disfrutado de cada parte del montaje.

Además ‘La maldición de Hill House’ no solo ha conquistado por su historia, sino que en su dirección se aprecia el trabajo de un gran profesional tras las cámaras. Su director, Mike Flanagan se luce sobre todo en el sexto capítulo, el más memorable, el momento de la reunión familiar en el funeral de la hermana pequeña, reconstruido con planos secuencia que los conectan a todos en la misma sala, enredando el presente y el pasado con inteligencia y cuidado, hasta llegar a un punto de inflexión que abre las puertas para la segunda mitad de la serie, donde todos los caminos acaban reuniéndose para enfrentarse a la verdad.

EL DUELO DE LOS CRAIN

Para  hablar de la serie, al igual que ha hecho Mike Flanagan, vamos a hacer un repaso por cada uno de los miembros de la familia. Mostrando como ante el dolor y la pérdida de un ser querido, cada uno de ellos actúa de una forma completamente diferente. Hasta el punto de relacionar a cada hermano con una de las etapas del duelo:  negación, ira, dolor, depresión y aceptación.

STEVE CRAIN – LA NEGACIÓN

Es el hermano mayor, y el único que asegura que nunca vio nada en los años que vivió en House Hill. Por lo tanto, debido a que esa experiencia no fue tan traumática para él como para el resto de sus hermanos, ha podido escribir el libro que cuenta la historia de su familia como un ficticio relato de fantasmas. Achaca lo sufrido estos años a sus hermanos a la supuesta herencia de enfermedades mentales heredada de sus padres, y confía en esta teoría hasta el punto de negarse a tener un hijo por miedo a trasmitir la locura a su descendencia. Pero cerca del final de la serie, su padre le confiesa que de pequeño, al igual que el resto de sus hermanos, también vio al menos un fantasma: el señor que arreglaba el reloj. Un descubrimiento que nos pilla por sorpresa y que muestra que en ocasiones somos nosotros mismos los que preferimos cerrar los ojos a la evidencia por miedo a sufrir. Nos negamos a aceptar la realidad.

La maldición de Hill House, análisis y explicación del final con spoilers
Steve Crain en La maldición de Hill House,

SHIRLEY CRAIN – LA IRA

Shirley, la hermana mayor, vive enfrentada con su hermano, culpándolo de haber sacado a la luz la historia de la familia y rememorando el trauma por el que pasaron en la casa en un libro. Paga su frustración hacia aquellos que tiene más cerca: su hermano mayor, su hermano pequeño, su hermana, su marido o su padre. Incluso hacia ella misma, como podemos ver tras poner los cuernos a su marido. La ira le envuelve y la posee, hasta el punto de acabar trabajando en una funeraria, como si los muertos le dieran la paz y tranquilidad que no consigue con los vivos.

Misterio en Hill House, análisis y explicación del final con spoilers
Shirley Crain en ‘La maldición de Hill House’

THEODORA CRAIN- EL DOLOR

Theodora posee un don. Una gran sensibilidad que en vez de jugar a su favor le hace refugiarse detrás de sus propios muros. Evitando intimar con nadie y así sentir el dolor que lleva arrastrando desde que era una niña. Es justamente la persona más sensible la que parece más fría y distante. Y es que a veces una empatía desbordante puede jugar una mala pasada para aquellas personas sensibles que acaban nutriéndose de los problemas de los demás y convirtiéndolos en suyos, hasta el punto de sufrir constantemente por lo que sucede a su alrededor. Brutal el momento en el que siente ese vacío interior cuando toca a su hermana muerta y se da cuenta de lo importante y necesario que es SENTIR aunque a veces duela. Y muy simbólica la última escena en la que tira los guantes encarando su propia sensibilidad y dejando el miedo a sentir, derribando finalmente sus muros. Aceptando el dolor y el sufrimiento como una parte de la vida y permitiéndose sentir.

La maldición de Hill House,, análisis y explicación del final con spoilers
Theodora Crain en La maldición de Hill House,

LUKE CRAIN- LA DEPRESIÓN

Los gemelos fueron los que vivieron la experiencia más traumática en la casa, cuando su madre estuvo a punto de envenenarlos en la habitación de la puerta roja. No es extraño que fueran los que peor acabaran dentro de la serie. Luke convirtió sus traumas en una adicción a las drogas que le sacaran de la depresión que le estaba consumiendo, autodestruyéndose por dentro y por fuera. Además, durante unos segundos murió en la casa, por lo que parte de su alma fue engullida por el edificio, siendo aún más sensible con los recuerdos que le arrastran de nuevo su antiguo hogar: las visiones de su madre, del hombre del bastón o incluso de su hermana apareciéndose una vez muerta. Sus continuas recaídas en la droga dejan evidente que necesita huir de la realidad una y otra vez por miedo a afrontar la dolorosa realidad,

La maldición de Hill House,, análisis y explicación del final con spoilers
Luke Crain en La maldición de Hill House,

NELL CRAIN – LA ACEPTACIÓN

Nell es la única que muere en la casa, por eso su conexión con el edificio es mucho mayor que la del resto de los hermanos. Además, tras la muerte ha aprendido ha concebir la vida, en vez de una secuencia en tiempo lineal, como un conjunto de momentos que perduran eternamente. El momento clave es cuando vemos que esa mujer de cuello torcido que le ha atormentado toda la vida desde que era solo una cría, es en verdad ella misma en el momento de su muerte. Que se ve una y otra vez en instantes en los que se siente más indefensa y preocupada (no es así cuando está casada y con su marido, periodo en el que las visiones paran). Además sigue pensando en sus hermanos una vez ha muerto y ha sido engullida por la casa, primero tratando de evitar que vayan a la mansión y segundo siendo la fuerza que les une para lograr escapar de la habitación roja. Su aceptación y comprensión acaba por juntarlos a todos y darles una lección vital, explicándoles los momentos importantes que han vivido juntos, esos instantes en los que cada uno de ellos estuvieron ahí para los demás, y no centrándose en las partes negativas ni martirizándose por un solo instante. Ella es la aceptación.

La maldición de Hill House,, análisis y explicación del final con spoilers
Nell Crain en La maldición de Hill House,

EL SACRIFICIO DE UN PADRE

El padre se ha convertido en un extraño para sus hijos. El que una vez fue un héroe para ellos, ahora es despreciado y rechazado por su propia familia. Le culpan de lo que le pasó a su madre, y le critican por abandonarlos al cuidado de su tía, en vez de haberles visto crecer y madurar junto a él. Pero a medida que avanza la serie, finalmente entendemos por qué el padre actuó como lo hizo. Perdiendo la custodia de sus pequeños al mantener siempre su versión de los hechos, hablando de los fantasmas que habitaban la mansión y así evitando que nadie más pasara el calvario que ellos mismos vivieron y a la vez, prohibiendo su derrumbe, para que las almas encerradas en el edificio tuvieran su propio lugar. Porque como bien deja claro la serie, la casa no solo le pertenece a él.

La maldición de Hill House,, análisis y explicación del final con spoilers
Imagen de La maldición de Hill House,

EL TEMOR DE UNA MADRE

Llegando al final de la serie, finalmente descubrimos lo que sucedió aquella fatídica noche en la que la madre, Olivia Craine, murió en la casa, quedándose su alma atrapada entre sus paredes. La casa ha engullido a muchas otras almas a lo largo de los años, espíritus que vagan por la casa y de los que se ha alimentado. Algunos seres más luminosos y otros más oscuros. Pero el más oscuro que se encierra entre esas paredes es la anterior dueña de la casa, una mujer desquiciada que por puro aburrimiento acabará enloqueciendo a la madre de los niños hasta dejares huérfanos. El fantasma de la mujer convence a Olivia de los peligros del mundo exterior, imprimiéndole la idea de ‘matar’ a sus propios hijos para que así despierten en una nueva realidad donde estén todos juntos sin que el mundo exterior les hiera y altere. Esa noche le vemos entrar con sus hijos pequeños y la hija de la limpiadora en la habitación roja, ofreciéndoles un té con matarratas que acaba con la vida de la última niña. Poco después, cuando el padre logra salvar a todos sus hijos sacándoles de House Hill, ella se suicida en la casa, quedando así su espíritu atrapado entre las paredes.

LA HABITACIÓN TRAS LA PUERTA ROJA

Uno de los descubrimientos más sorprendentes y el misterio mejor guardado de la serie es precisamente la habitación tras la puerta roja. Una puerta que no se abre y de la que surgen todos los males que se achacan a la mansión. Cuando ya teníamos interiorizado que la habitación nunca había podido abrirse, descubrimos en el último capítulo que en verdad ha sido el cuarto más concurrido de todos. Justamente la habitación es el cuarto especial de cada uno de ellos, donde en su soledad, se sentían más satisfechos. Era la casa del árbol para Luke, la sala de juegos para Steve, la pista de baile Theodora o la sala de lectura para Olivia. Una habitación que la propia Nelly describe como el estómago de la casa, pues mientras estaban allí la mansión engullía parte de su esencia. Es precisamente allí donde acaban todos en el último capítulo, en una escena que reúne a los hermanos. En esta escena todos logran redimirse de sus errores, dejar atrás de los celos, la ira y el odio que han desplegado en este tiempo y que les ha consumido. Acaban aceptando la pérdida de su madre, de su hermana y comenzando de nuevo tras aceptar la verdad de su pasado.

La maldición de Hill House,, análisis y explicación del final con spoilers
La puerta roja de La maldición de Hill House,

 

EL CAPÍTULO FINAL

Tras nueve episodios finalmente llegamos al final, un capítulo de más de una hora que sirve de conclusión perfecta para cerrar las heridas de una familia que podrá finalmente dejar el pasado y centrarse en el futuro. Sacrificándose el padre para quedarse con Nelly y Olivia en la casa, y dejando marchar a sus hijos para que comiencen a vivir su vida de forma plena.

El final está lleno de luz y sacrificios. Al principio nos habían vendido la mansión como un lugar oscuro y sombrío, como una mancha negra que absorbía toda la luz que entraba entre sus paredes. Pero lo que acaba siendo, es como decía Nelly, un estómago habitado por las almas que han muerto allí mismo, algunas más llenas de luz y otras completamente oscuras. Cuando el padre se sacrifica para que la madre deje ir a sus hijos y le vemos entrar junto a su mujer e hija en la habitación roja, presenciamos más luz de la que había antes. Como si la mansión fuera el recuerdo de las personas que perdemos. Y podemos convertirlo en un agujero negro que nos ahoga por dentro, o en una bocanada de felicidad al recordar el tiempo que pasamos con esas personas. Incluso habla de la importancia de mantener esas paredes en pie, y no derrumbar los recuerdos, no olvidarnos de los que nos han dejado, sino seguir manteniéndolos presentes en nuestra memoria.

Aunque la serie es claramente un relato sobrenatural, sus bases son tan humanas que es imposible no identificarnos en su análisis.  Así vemos como ante la muerte de alguien cada persona reacciona de una forma totalmente diferente, convirtiendo a veces el recuerdo en algo tan doloroso que preferimos cerrar la puerta y alejarnos de revivir los momentos por miedo a sufrir. Pero cuando aceptamos lo inevitable, podemos disfrutar de los momentos vividos y que la añoranza sea una compañera y no una enemiga.

Por su mensaje, su dirección, su guion y sus personajes ‘El misterio de House Hill‘ no es solo una serie de terror más, es una gran serie que nos enseña una lección vital que no debemos olvidar.