LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

Análisis ‘Identidad Borrada’ (Boy Erased): explicación y reflexión con spoilers

| por

análisis Boy Erased (Identidad borrada): explicación del final con spoilers


Esta misma semana salía una noticia en España que nos pillaba por sorpresa. El Obispado de Alcalá impartía cursos donde prometía ‘curar la homosexualidad’ a sus fieles. Ellos lo llamaban “terapias reparativas”, e insistían en que su verdadero cometido era la reeducación sexual y la reparación del amor. No es que cambiando el nombre al curso trataran de ocultar su rechazo a la homosexualidad (patente siempre en su sermón), sino que en la comunidad de Madrid este tipo de prácticas homofóbicas están prohibidas y penadas por ley. Pero tanto las prácticas que llevaban a cabo como los discursos que promovían eran claramente discursos de odio. Incluso insistían en que la homosexualidad era producto de un trauma o una mala relación familiar y que ellos podían ayudarte a superarlo.

Esta noticia parece el telón de fondo en el que se desarrolla la película de ‘Boy Erased‘ (Identidad borrada). Jared Eamons (Lucas Hedges), un joven e 19 años proveniente de una comunidad cristiana con valores arcaicos y deleznables donde además su padre ejerce de pastor, se da cuenta que en verdad es gay. Sus padres, al descubrirlo, no dudan en llevarlo a un centro ligado a su iglesia para que le ‘curen la homosexualidad’. Una decisión que él acepta por miedo a perder a su familia. Pero las experiencia que vive en el centro se convierten en una auténtica tortura psicológica que le hacen replantearse su propia identidad y si realmente quiere que sea borrada.

BOY ERASED, IDENTIDAD BORRADA

Boy Erased no es una película redonda. Tiene una narración irregular y no acabamos de conectar completamente con la historia, aunque inevitable vemos lo cruda que resulta la situación. Quizás porque es extremadamente contenida en algunas ocasiones y profundiza levemente en los traumas personales de cada supuesto paciente. Además, no vemos el fuerte sistema eclesiástico que hay por detrás permitiendo estas barbaridades ni la homofobia tan arraigada en ciertas zonas de Estados Unidos, sino que lo contempla como la locura de un hombre que quiere lucrarse con el negocio. A pesar de eso Boy Erased no es una película donde importa cómo se cuenta, sino lo que cuenta. Y ahí es donde se hace fuerte, mostrándonos una realidad inmoral que tortura a unos niños simplemente por su orientación sexual. Una creencias que atentan contra los derechos humanos y unas prácticas que destrozan vidas.

Nicole Kitman como Nancy Eamons y Lucas hedges como Jared Eamons en Identidad Borrada (Boy Erased)
Nicole Kitman como Nancy Eamons y Lucas hedges como Jared Eamons en Identidad Borrada (Boy Erased)

 

LAS ABSURDAS TÉCNICAS DE RE-ORIENTACIÓN SEXUAL

Desde que Jared entran en el centro reeducación el ambiente es deprimente. Vemos a los pacientes avergonzados y hundidos por lo que son, humillados y vejados por aquello que sienten. Y eso que aún no son conscientes de lo destructivo que va a ser el programa en el que se han apuntado.

Curiosamente la primera tarea que les encargan es rellenar un árbol genealógico donde deben indicar qué miembros de su familia han tenido problemas psiquiátricos. Una forma de convencerles que lo que ellos tienen también es un problema. Otra práctica es reeducarles en formas y maneras, en los que ellos consideran que es una masculinidad pura. Nada de pluma ni de amaneramientos, la postura importa y por lo visto saber golpear una pelota también.

Pero el golpe más duro y destructivo del programa es el familiar. ¿Por qué odias a tu padre? es una pregunta obligada. La mayoría de personas que acuden al centro lo hacen para ser aceptados por su familia. Y este es el caso de Cameron (Britton Sear), un joven que efectivamente odia a su padre, pero por lo cruel y sádico que ha sido con él toda su vida. Incluso con él vivimos uno de los momentos más duros e impactantes de ‘Boy Erased’, la ceremonia en la que su familia le golpea con biblias tras lo que ellos consideran una recaída. Incluso su hermana pequeña, de unos seis años, coge uno de los libros y acaba apaleándole. Y más duro es cuando nos enteramos de que finalmente ha acabado suicidándose. Un joven al que su propia familia ha destrozado la vida por el simple hecho de ser ‘homosexual’.

¿Por qué odias a tu padre? Le preguntan ahora a Jared. Yo no odio a mi padre, responde. Y entonces se rebela, se da cuenta que lo que están haciendo con él es destructivo. Él no es homosexual para llevar la contraria a su familia como le quieren hacer pensar, él es gay porque ha nacido así. Puede que su padre no le comprenda, pero no le odia.

Finalmente ayudado por su madre (interpretada por Nicole Kidman) logra escapar del centro. Una madre que acaba derrumbándose y pidiéndole perdón por lo que le han hecho pasar, sabiendo que ha puesto sus creencia por encima de su hijo y a su comunidad por encima de su amor. Arreglar la relación con su padre es mucho más complicado.El discurso que le da en la escena final es una muestra de como el hijo ha superado a su padre. Es el padre el que necesita reeducarse y aprender, es justamente él quién que dar el paso y saber qué puesto ocupa su hijo en su vida. Jared le deja la puerta abierta pero también las cosas claras. Hay dos verdades que jamás podrán cambiar, que es gay y que es su hijo. Y el padre tiene dos opciones: aceptarlo o no hacerlo.

Nicole Kitman como Nancy Eamons, Lucas Hedges como Jared Eamons y Russell Crowe como Marshall Eamons en Identidad Borrada (Boy Erased)
Nicole Kitman como Nancy Eamons, Lucas Hedges como Jared Eamons y Russell Crowe como Marshall Eamons en Identidad Borrada (Boy Erased)

LA HISTORIA REAL TRAS BOY ERASED: CONOCIENDO A GARRARD CONLEY

Boy Erased está basad en la historia real de Garrard Conley y como tras descubrir que era gay a los 19 años su familia le dio un ultimátum, o se internaba en el centro de re-educación sexual o abandonaba la familia. Además Garrad, que acababa de ser víctima de una violación por parte de un compañero de universidad, estaba tan destrozado y con miedo a perder a su familia que acabó apuntándose a la terapia. Tras ver las prácticas vejatorias a las que eran sometidos, acabó dejando la institución y enfrentándose a su familia, descubriendo que por encima de todo estaba su propia identidad y que jamás podría ser borrada.

Actualmente Garrald vive con su marido en Nueva York, y mantiene una excelente relación con su madre y cordial con su padre. Cuenta que tardó 14 años en escribir el libro en el que está basada la película ‘Boy Erased‘ por miedo a que se juzgaran las creencias que tenía en ese momento. Pero que tras ver que su testimonio podía ayudar a más personas que estaban pasando por lo mismo se animó a publicarlo, dedicándoselo además a sus padres. En la promoción de la película le a acompañado en todo momento su madre, a la que considera la heroína de la historia porque finalmente logró sacarle de ese centro y aceptarle tal y como era.

Garrard Conley con sus padres
Garrard Conley con sus padres

Ojalá historias como la de Garrard ayuden a cambiar mentalidades y ojalá no volvamos a encontrarnos noticias como la del Obispado de Alcalá. El discurso del odio que venden y sus práctica ilegales solo convierten la sociedad en un lugar peor, haciendo que jóvenes y adultos se enfrenten a ellos mismo por algo tan natural como su propia identidad.