LA CLAQUETA METÁLICA

Tu web de cine y series

Análisis ‘HORSE GIRL’ de Netflix: Explicación del final con spoilers

| por


Cuando en una película las enfermedades mentales se mezclan con sucesos sobrenaturales la mayor parte del tiempo nos dedicamos a adivinar qué es mentira y qué es real, sin centrarnos en lo verdaderamente importante: meternos en la verdad de la protagonista, en su forma de sentir, de pensar, de sufrir y de contemplar lo que le está sucediendo. Y eso es precisamente lo que sucede con Horse Girl, la nueva película protagonizada por Alison Brie que juega con el espectador para que seamos nosotros los que saquemos nuestra propia conclusión de lo que hemos visto.

SINOPSIS Y RESUMEN DE HORSE GIRL

Horse Girl nos presenta a Sarah (Alison Brie) una chica peculiar y obsesionada con las series de misterio que comienza a vivir experiencia paranormales en sus propias carnes. Ella asegura que es absorbida por extraterrestres que la estudian, clonan y la transportan en el tiempo mientras duerme. Hasta tal punto llega su obsesión que está convencida de que ella misma es un clon de su abuela, que curiosamente también pasó por síntomas parecidos a los que ella padece. Lo que comienza como sueños lúcidos y confusos se acaba convirtiendo en una obsesión que la trastornará completamente.

Alison Brie como Sarah en Horse Girl

EXPLICACIÓN HORSE GIRL

Lo primero que hay que entender de Horse Girl es que efectivamente Sarah está mentalmente enferma y que todo lo que está experimentando es producto de su enfermedad. De hecho es curioso cómo ha mezclado los hechos que ha vivido tanto ella como otros a su alrededor hasta crearse esa fantasía en su cabeza donde los sueños y su propia imaginación transforma su realidad de una forma peligrosa.

Y hay un dato muy revelador que nos ayuda a entender qué le ha pasado exactamente. El centro psiquiátrico. Cuando es internada a mitad de la película ella piensa que es su primera vez en el centro, pero ya ha estado allí previamente. Así nos lo deja claro el médico, aunque ella ni siquiera le recuerda. De hecho parte de su confusión es debido a que no recuerda ese periodo y lo ha transformado en algo distinto para tratar de explicar lo que le está sucediendo.

  • LOS CABALLOS

Que Sarah (Alison Brie)  está obsesionada con los caballos es más que evidente. Incluso el título de la película hace referencia a su amor por los equinos. Parece que los caballos le recuerdan a un periodo en el que era feliz y evidentemente conecta más que con las personas. Pero además el animal también será clave para entender este laberinto de película.

Hay un momento dado en el que el cuidador de caballos grita a Sarah al encontrarla en las cuadras. Una reacción exagerada que no se entiende desde la perspectiva de Sarah, pero que nos ayuda a comprender la verdad: hay un fascículo de esta historia que nosotros no conocemos porque la propia Sarah ha olvidado. 

La película comienza con la dueña de la tienda donde trabaja Sarah viendo un caballo tras la ventana. Parece que no es la primera vez que nuestra protagonista secuestra al famosos caballo y seguramente la reacción del mozo de cuadras tenga que ver precisamente con eso. Sarah se ha llevado al caballo previamente, y lo volverá  a hacer de nuevo al final, sin recordar que eso mismo ya lo ha vivido. 

La película además juega relacionando esa última escena de ‘Horse Girl’ con la primera, cuando vemos al caballo a través del cristal de la tienda. Un pequeño engaño que puede hacernos pensar que todo lo que cuenta es real, pero que sin embargo nos está diciendo que no es la primera vez que Sarah actúa así.

Escena final Horse Girl
  • QUÉ ES VERDAD Y QUÉ NO

Sarah transforma la realidad hasta crearse una ilusión que acepta como real. Asume la clonación porque la ve en su serie preferida, habla de los aliens como hiciera su abuela en su día y si no fuera suficiente también se obsesiona con los viajes en el tiempo como lo hace su compañera de habitación en el centro pisquiátrico; incluso pierde la memoria como hace su antigua amiga que cayó del caballo años atrás.

Cuando Sarah se reune con el doctor, ella asegura que es la primera vez que lo ve, pero sin embargo el médico nos deja claro que ella ya ha estado allí internada con anterioridad.  Ella ha olvidado esa primera estancia y ha unido las piezas que le faltan creando una ilusión. Su realidad es un engaño, pero a ella le sirve para sentir que en su propio mundo ella no es una pirada de la que todos sienten pena, sino una elegida capaz de ver lo que otros no llegan a imaginar.

The Horse Girl nos ayuda a comprender lo que siente, vive y ve nuestra protagonista, poniéndonos en su lugar en todo momento, pero dándonos las claves para ver más allá de sus alucinaciones. Es normal que lo primero que pensamos es que lo que ella está experimentando es real; pero en cuanto profundizamos en el asunto y unimos las piezas vemos que realmente está  enferma y que necesita ayuda psiquiátrica. Y ese final liberador donde es “absorbida” a plena luz del día por los aliens es en verdad el momento más condenador de su existencia.

Comparte el artículo si te ha gustado